No falla. En los últimos eventos a los que he acudido los ponentes dedican el primer tercio de sus “ponencias” (lo voy a entrecomillar) a meter miedo con la avalancha – algunos prefieren decir tsunami – de tendencias tecnológicas que se ciernen sobre nosotros.

Citan a mansalva fuentes serias y respetables como Gartner, Forrester o Techcrunch con infografías en las que una bola se conecta con otras bolas (como el Atomium que hay en Bruselas, si bien este es de 1958).

Se habla a menudo de terabytes de datos trackeados e inferidos pero sobretodo de exabytes de datos trackeados e inferidos (entiendo que asustan mucho más los exabytes que los terabytes). Todo, por supuesto, multiplicándose a máxima velocidad y sin control alguno, igual que lo hacen los virus en las películas de zombies.

Se suelen mostrar diapos con icebergs en las que, por debajo de la línea de flotación salen “buzzwords” como Machine Learning, IoT platforms, AI, Omnichannel Activation, Facial Recognition, etc. (la gran mayoría en inglés porque por supuesto da más canguelo).

A mí todo esto me genera ansiedad… así que por esa parte la ponencia cumple su objetivo, ya que la fórmula suele ser: 1. Genero ansiedad 2. Te digo cómo mi empresa te puede quitar la ansiedad 3. Te dejo mis datos de contacto.

Lo malo (para el ponente) es que me genera ansiedad en otro sentido del deseado. Me genera ansiedad porque estoy cansado de ver cómo se intenta meter miedo con la tecnología. La tecnología, señoras y señores, no da miedo. Lo que da miedo son las personas.

Lo que da miedo es que proyectos de Transformación Digital no se acometan o se acometan mal. Y eso no tiene que ver con la tecnología que se desarrolle o se implante o se integre o se enchufe… sino con la gente involucrada. Quien se haya remangado y trabajado para sacar adelante un proyecto de Transformación Digital (de verdad) sabe que lo que hace que un proyecto de estas características salga relativamente bien (o estrepitosamente mal) son las personas que deciden y ejecutan la estrategia.

Por eso, en muchas ocasiones, grandes (tamaño y/o facturación) compañías, que tienen recursos de sobra (pasta o gente) como para acometer proyectos de Transformación Digital, optan por “comprar” la Transformación fuera (adquiriendo otros equipos u organizaciones), antes que generarla desde dentro. Porque las personas que deciden y lideran la ejecución no están preparadas para ello.

En Genetsis (yo también te voy a dejar mis datos de contacto pero por lo menos te he ahorrado la diapo de las bolas y el iceberg) estamos trabajando en proyectos pioneros de Transformación Digital en Retail, Consumo y Banca. Aunque son industrias muy diferentes entre sí, todos los proyectos se parecen (por suerte) en que todas las personas involucradas (clientes y proveedores) están preparados y coordinados para enfrentarse al reto. Es común que en proyectos estratégicos de esta índole participen desde el comienzo a modo de Steering Committee los máximos responsables de las áreas de Estrategia, Marketing, Digital, CRM, Research e IT. Todos informados, todos alineados, y lo más importante: sin miedo alguno a la tecnología.

Así que ya sabes, si en los próximos días vas a una ponencia y te empiezan a meter miedo con la tecnología, recuérdale amablemente al ponente que Halloween es a finales de Octubre. Menos trick y más treat.

Héctor Saracho
Director de Estrategia y New Business.