Hoy en día, monitorizar la interacción generada entre personas y marcas en los entornos digitales es más fácil que nunca, sin embargo, son muy pocas las compañías que realmente integran toda esta valiosa información en la cadena de valor de la relación con sus consumidores.

Mientras tanto, vemos cómo los ecosistemas digitales de las marcas se vuelven cada vez más complejos, al aparecer nuevos puntos de contacto propios, pagados y ganados, en los que es posible interactuar y medir las relaciones generadas con los consumidores.

Es necesario un nuevo modelo de comunicación basado en el conocimiento del usuario.

La solución a esta situación pasa por la creación de estrategias integradas de marketing relacional centradas en el consumidor y orientadas a resultados, donde las inversiones proporcionen contactos cualificados en las bases de datos de los anunciantes, que permitan generar conversiones reales y medibles a diferentes tipos de comportamientos (ventas directas, visitas a puntos de venta, activaciones promocionales, amplificación social de mensajes… ).

Porque la cualificación y el conocimiento de los clientes permite optimizar la relación con los contactos generados por la comunicación, para establecer un programa sostenible y rentable de captación, activación, fidelización y amplificación capaz de proporcionar un valor económico tangible a las comunidades de usuarios afines a las marcas.

El consumidor está pidiendo un cambio

Roberto Barreto, director general de Genetsis.
Anuncios, 22 de abril de 2013.