Para ser original voy a empezar por soltar la frasecita “de marras”… me alegra que me hagáis esta pregunta. Porque a responderla es, en gran medida, a lo que me he dedicado los últimos 15 años.

Y no porque piense que tecnología es sinónimo de digital, que no, o que su aplicación a necesidades de marketing sea algo novedoso, que tampoco. Sin embargo, para los que tenemos ya una edad, las capacidades que ofrece la tecnología hoy en día para, por ejemplo, integrar, relacionar y utilizar información de todo tipo en tiempo real, nos resulta hasta chocante.

Si alguien nos hubiese dicho hace algunos años que podríamos impactarcontactar vender un producto o servicio a nuestro consumidor prácticamente en el mismo acto y que, además, seríamos capaces de analizar los datos de la transacción en tiempo real, es probable que no le hubiéramos creído.

La gestión integrada de múltiples ventanas de comunicación, la capacidad de segmentación de la oferta incluso por parámetros de contexto o localización, la posibilidad de disponer de un espacio comercial en el dispositivo móvil de cada cliente o la oportunidad de incorporar su experiencia en el diseño de nuestro producto, demuestran lo que la tecnología está poniendo a disposición del marketing.

En todo caso, una advertencia a profesionales “abrumados”: el objetivo es hacer mejor marketing no (solo) utilizar tecnología.

Alberto de Zunzunegui escribió este artículo con motivo de su participación en la mesa redonda “¿Cómo la tecnología ayuda en el marketing?” de MKTEC, evento organizado por Marketing Directo.